©2017 BODEGAS J. FLORES , Inc 

Reservados todos los derechos.        

 

Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies

EL PROCESO DE ELABORACION

En la bodega "J. Flores" se busca que el vino exprese siempre su elegancia desde el inicio, en los viñedos. Una vez en la bodega esto se consigue con una materia prima seleccionada. El vino se elabora manipulando lo menos posible la uva, respetándola y mimándola de forma meticulosa.

Vendimia seleccionada

Después de la vendimia las uvas llegan a la bodega. Una vez allí se analizan para conocer parámetros importantes, como el grado, la acidez, el color y el estado fitosanitario. En función de estos parámetros, la uva se clasifica, rechazando aquella que no alcance el nivel exigido para nuestros vinos.

Los racimos empleados para la elaboración de nuestros vinos se recogen en cajas con capacidad de 20 kilos, esto facilita que lleguen a la bodega en perfecto estado. Posteriormente estos racimos pasan por la zona de selección, donde se eliminan aquellos que presenten alguna irregularidad. A continuación, los racimos pasan a las despalilladoras, donde se separa el raspón del racimo, seguidamente se introducen las uvas a los depósitos donde tiene lugar la fermentación.

Fermentación Alcohólica

La fermentación es el proceso natural por el que el mosto se convierte en vino. En la fermentación alcohólica, el azúcar se transforma en alcohol y en gas carbónico, empujando los hollejos hacia arriba. Los remontados permiten que el mosto continúe extrayendo los sutiles valores de los hollejos. El control de la temperatura de este proceso se realiza con camisas de refrigeración.

Una vez terminada esta fermentación se procede al descube del vino separando la pasta del liquido. Así se pasa a la fermentación maloláctica.

Fermentación Maloláctica

La fermentación maloláctica consiste en la transformación del ácido málico en ácido láctico por medio de bacterias que, de forma natural, se encuentran en la propia uva y, por tanto, también en el vino recién fermentado.

En la elaboración de nuestros tintos, la transformación de este ácido nos ayuda a reducir la acidez y aportar una sensación más agradable y voluminosa en boca.

En cuanto al aroma, con la fermentación maloláctica conseguimos más suavidad y untuosidad en el vino.

Como es común, parte de nuestros vinos realizarán la fermentación en depósitos de acero inoxidable controlando siempre la temperatura.

Crianza en Barrica

El vino es un ser vivo que alcanza su madurez al abrigo de la madera, donde gana atributos nuevos, serenidad y experiencia. Esa madre de madera, por ser materia noble, siempre viva y diversa, debe elegirse cuidadosamente, porque según sean sus propiedades transmite características específicas y distintas a los vinos.

El tiempo mínimo de crianza en barrica es de 9 meses para el Roble, tiempo necesario para completar  exitosamente su maduración.

Ya con una personalidad muy marcada, en una última fase de envejecimiento nuestro vino se aloja en botellas de 75CL. en la sala de jaulones o dormitorios donde el vino reposa y se redondea durante varios meses. Gracias a una temperatura constante de 16-17 ºC, los vinos finalizan su proceso de elaboración acunados por este cristal.

 Tapón tecnológico

Bodegas J Flores implantará el uso de tapones de corcho tecnológico, mejorando la seguridad, homogeneidad y adaptabilidad del producto.

 

El tapón hace años estaba considerado como un elemento secundario en el proceso de elaboración del vino. Muchas bodegas asumían como inevitables sus interacciones con el producto. La búsqueda constante de mejoras en los sistemas de cierre y los continuos inconvenientes producidos por el corcho tradicional, han hecho posible la modernización y la puesta en marcha de nuevas tecnologías.

Crianza en Botella

Durante esta etapa, el vino permanece en reposo dentro de una botella en la que apenas entra oxígeno porque el corcho que la sella impide que penetre, de manera que los elementos del vino reaccionan entre sí en su ausencia.

Se desarrolla siempre con la botella en posición horizontal para que el corcho esté humedecido y se ubican aisladas en la bodega para evitar el aire y los cambios bruscos de temperatura.